En busca de la inspiración perdida…

Regreso a la documentación

En la entrega de hoy me hubiera gustado comenzar a desarrollar la segunda trama principal (la que ocurrirá en el pasado remoto de Gorgol y que se irá entrelazando con la trama en el presente).

Al igual que hiciera en las entregas anteriores, quiero entrecruzar la evolución del que será el protagonista de esa historia con la evolución del argumento, de manera que sea el personaje quien haga avanzar la historia. Y todo ello partiendo de la premisa moral y el tema principal del libro.

Pero lo cierto es que esta segunda trama no la tengo tan clara como la que ocurrirá en tiempo presente, y necesito algo más de tiempo para esbozarla… como más de uno habréis notado. 😉

2016-06-25 21.42.28

Rogando por un poquito de inspiración en el circulo sagrado de oraciones de los nativos americanos Chumash (Thousand Oaks, California)

 

Paciencia…

Así que he empleado estas semanas para sumergirme de nuevo en la documentación en busca de inspiración. He aprovechado para volver a ver la película de Los demonios, de Ken Russell (todo un clásico en su género), que toca algunos de los temas secundarios que yo también me dispongo a abordar (los procesos por brujería).

También he andado ocupado en la lectura del libro Brujería e inquisición en Aragón, de Ángel Gari Lacruz, del cual estoy tomando innumerables apuntes, ya que cubre muy directamente algunos de los asuntos que quiero tratar en mi nuevo libro.

Por lo demás, otra de las cosas que acostumbro a hacer para ir calentando motores es leer varias novelas y devorar películas de género para “entrar en situación”. En este sentido, estoy enfrascado en la lectura del libro de Manel Loureiro El último pasajero (un autor que me gusta muchísimo y al que admiro profundamente), y me he devorado un sinfín de películas de misterio y terror como La bruja (de Robert Eggers), El exorcismo de Emily Rose (de Scott Derrickson), La posesión (de Ole Bornedal), El último exorcismo (de Daniel Stamm), Exorcismo en Connecticut (de Peter Cornwell), Babadook (de Jennifer Kent) o la más reciente Expediente Warren: El caso Enfield (de James Wan).

Aunque ninguna de estas obras guarda ningún paralelismo con la historia que quiero contar, me gusta estar informado de lo que otra gente ha hecho o está haciendo dentro del mismo género.

Espero que con todas las notas que estoy tomando, esta otra trama principal vaya tomando forma y consiga pronto ponerse al día con la otra que he venido desarrollando. De momento, me limito a barajar distintas líneas argumentales, siguiéndoles el hilo para ver cómo evolucionan. Porque en muchos casos, lo que al principio parece que va a resultar una trama muy prometedora, se me queda a mitad de camino. Algunas veces no resulta excesivamente original, o le falta chispa, o de las necesarias complicaciones u obstáculos… otras, la interrelación entre los personajes (protagonistas vs. antagonistas) no parece terminar de generar la dinámica dramática necesaria. ¡Aaaaah! (grito de desesperación)

Así que en ese punto me hallo: mareando la perdiz y sopesando ideas y posibilidades hasta dar con la tecla buena. Seguro que antes o después lo conseguiré, pero debo tener paciencia y dar a cada cosa su debido tiempo…

Eso sí, ¡de momento no puedo pegar ojo por las noches con la cabeza llena de tanto demonio!

2016-06-25 21.25.46

¡¡¿Qué ha sido eso?!!